Cuando ya hemos trabajado bastante ciertas estructuras y hemos ejercitado la repetición, la lectura en voz alta y las preguntas y respuestas, llega el momento de soltar poco a poco las riendas de la acción en clase y de darles más la oportunidad de ser los protagonistas de las historias y de su creación.

 

Desde mi experiencia, es muy importante que les demos la libertad y posibilidad de producir sus historias porque estas les permiten crear un campo de acción común en el que todos tienen las mismas herramientas independientemente del trasfondo de conocimiento de ciertos alumnos.

A continuación quiero compartir una idea que va a ayudar a que tus alumnos se sientan más seguros al momento de crear sus historias y de conectar diferentes significados. Con esta idea he querido, sobre todo, presentar una forma que motive al aprendiente a elegir y conectar la trama creada por ellos.

EL MAPA MENTAL DE LA HISTORIA

 

Con esta actividad vamos a ayudarles a visualizar con ayuda de un mapa mental los elementos principales de la historia. Dibujaremos un círculo en el centro del tablero o de una hoja y buscaremos entre todos el personaje principal de ella. A partir de ahí, desglosaremos el mapa con preguntas como ¿cómo?, ¿dónde?, ¿por qué?, ¿quién?, ¿cuándo? Estas preguntas dan pautas para establecer el contexto de la historia. Lo esencial es que sus respuestas vayan siendo anotadas en círculos que se desprenden del personaje/círculo principal.

 

Profesorado: ¿Dónde se encuentra el personaje principal?

Clase: En Sevilla.

Profesorado: ¡Muy bien! ¿Qué sabemos de Sevilla?, ¿Dónde está Sevilla?

Clase: En España.

Profesorado: ¿Y con quién está el personaje principal en Sevilla, España?

Clase: Con su mejor amigo.

Profesorado: ¿Y cómo se llama su mejor amigo con el que está en Sevilla, España?

Clase: Sergio.

 

Así sucesivamente hasta que tengamos suficientes informaciones en el mapa mental y ellos puedan visualizarlo.

 

Ahora bien, podemos discutir con ellos de igual manera detalles de cada una de sus respuestas e incluirlos en el mapa. Ya en el tercer nivel es posible tomar otro color para señalar y enfatizar que esos detalles pueden ser intercambiables. Es ideal para enfatizar mucho más en la negociación de los contenidos y de cómo los aprendientes pueden tomar como punto de partida informaciones brindadas por otros compañeros o por el profesorado para intercambiarlos por otros del mismo nivel paradigmático. Te brindo un ejemplo:

 

Profesorado: ¿Y Sergio es de Sevilla o de Madrid?

Clase: De Madrid, pero vive en Sevilla.

Profesorado: ¿Y Sergio es alto o bajo?

Clase: Alto.

Profesorado: ¿Estudia o trabaja?

Clase: Trabajo.

Profesorado: ¿Entonces Sergio es de Madrid, trabaja y es alto?

Clase: Sí

Profesorado: ¿Sergio es de Alicante?

Clase: No, (es de Sevilla)

 

Como vemos, al grupo le podemos ofrecer variaciones y darles la opción a escoger. Ya que estas palabras tendrán un color diferente, sabrán que cuando escriban o terminen su historias se podrán seguir haciendo variaciones en estos campos. Ya no será ni alto ni bajo pero delgado. Aquí estamos negociando la historia con el estudiante. Estamos dándole la oportunidad de que conecte su conocimiento previo con alguno nuevo. En el siguiente vídeo podrás hacerte una idea de cómo se vería puesta en acción esta idea.

 

Recuerda compartir con nosotros tus ideas para trabajar con historias en una clase enmarcada por el Input Comprensible.

Jennifer en línea

Conoce más de Jennifer:
 

Redes Sociales de IC

No olvides seguirnos:

IC ¿

Este nombre proviene del inglés, Comprehensible Input que al ser traducido literalmente en español sería algo así como: Entrada Comprensible.

IC ¿

Un equipo de maestros apasionados por la enseñanza y que hemos hecho del IC parte de nuestro diario laborar.

IC

Ponte en contacto con nosotros por medio de una de nuestra redes sociales o email.